Quiero pintar mi casa

Cada vez que entramos a un lugar, nos invaden diferentes sensaciones. Mucho tiene que ver el color que predomina en el ambiente, el cual puede provenir de los muebles, pero principalmente proviene de las paredes. Por esto es tan importante tener diferentes puntos en cuenta a la hora de pintar nuestra casa.

Esta difícil decisión puede definir qué efecto causará nuestro hogar en nosotros mismos y en nuestros invitados. ¡¿Qué hacemos!? Nos informamos.

Decidir entre la gama de colores cálidos o fríos dependerá de nuestros gustos, pero es necesario tener en cuenta lo que cada uno de ellos tiende a provocar. Los colores fríos ayudan cuando el espacio es reducido. Generan una clima de paz, tranquilidad, relajación y reposo. Si eso es lo que buscas, definitivamente debes inclinarte por los colores fríos. ¿Por qué? Porque por el contrario, los colores cálidos incitan a la vitalidad, la energía, te predisponen a la actividad y al movimiento.

No queremos decir que un color sea capaz de determinar nuestro estado de ánimo, pero si nos condiciona y nos sugiere ciertas sensaciones, aunque quizás no creamos en ello.

elección de colores para el interior de la casa

Más allá del juego con la gama de colores cálidos y fríos, existe una máxima importante la cual dice:

“Colores claros agrandan espacios; colores fríos reducen ambientes”

¿Qué queremos decir con esto?

Lo que sucede cuando pintamos el interior de nuestra casa con colores claros, es que la pintura clara refleja la luz que ingresa desde el exterior, multiplicando la luminosidad del ambiente. Esto genera una sensación de amplitud, es como si fuera magia.

De otra manera, los colores oscuros reducen los ambientes. Estos colores tienen una presencia más fuerte y no permiten que la luz del exterior se refleje, por lo que da la sensación de que las paredes están más cerca de nosotros.

Cuando contamos con ambientes reducidos y poco iluminados, es importante tener en cuenta este detalle. Asimismo, existe una clave que ayuda mucho a la hora de crear un espacio amplio y espacioso en nuestro hogar:

Pintar uno de los muros de color blanco, aquel que recibe directamente la luz exterior. Esto traerá consigo todos los beneficios que han sido previamente explicados. 

JUGANDO CON LOS COLORES

Suena complicado y aterrador salirse de la norma, ¿verdad? Siempre tememos al “qué diran”, pero al fin y al cabo somos nosotros quienes viviremos en nuestra casa. Jugar con los colores puede implicar el abandono de los colores en los que siempre nos refugiamos: amarillos y grises.

Combinar colores más fuertes y vivos hará que nuestra casa tenga personalidad. Debemos abandonar los prejuicios y emprender la aventura de jugar con las formas de nuestra casa y nuestras preferencias. Lo primordial es entender que pintar nuestra casa no es un compromiso, se puede volver atrás y podemos volver a elegir los colores que más nos gusten, las veces que así lo deseemos.

La quinta pared

Muchas veces no lo tenemos en cuenta, pero el cielorraso también es importante a la hora de crear diferentes efectos en nuestro hogar.

Si contamos con un techo muy alto, puedes pintarlo de un color oscuro, aplicando la teoría que vimos más arriba: el cielorraso parecerá estar más cerca del suelo y de tí mismo.

Mientras tanto, si tienes un techo bajo, puedes pintarlo de un color muy claro para que también colabore a la sensación de amplitud. Reflejará la luz que ingresa desde el exterior, y la casa parecerá más grande.

algunas conclusiones

Esperamos que para esta altura, estés un poco más tranquilo y seguro de qué debes tener en cuenta a la hora de elegir los colores para pintar tu casa

No existen formulas mágicas, todo depende de vos, de tus gustos y de tu hogar. Sí existen ciertos criterios que sirven como guía, pero vos le das el toque personal.

Lo más importante es que elijas:

El color que más te guste

El color que más te represente

El color que mejor exprese tu estado de ánimo

Es importante tener en cuenta que siempre habrá alguien a quien NO le guste, pero no debes hacerle caso, y seguir tu instinto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *